ANOCHECER MEDITERRANEO

Hacía ya más de cuatro años desde su ingreso en la Real Compañía de Guardias Marinas. Camino de Nápoles, el joven guardiamarina, Jorge Juan, estaba sobre cubierta…, mirando dirección barlovento. Una ligera brisa le acariciaba y le invitaba a sumergirse en sus pensamientos. Eran esas horas, de crepúsculo melancólico, que el mar Mediterráneo sabe bienSigue leyendo «ANOCHECER MEDITERRANEO»