Relatos

A veces, la meta, no es tan importante como el recorrido.

Me gusta que te guste

Me gustan las sonrisas sinceras,  mirar el cielo en los atardeceres,  y la primavera. Me gusta el piar de los pájaros, ver cómo caminan las nubes, y los días de tormenta. No me gusta que queme la arena. Me gustan los ríos pequeños, los colores cálidos, los atardeceres. Me gustan las miradas de las mujeres.Sigue leyendo «Me gusta que te guste»

Soledad

La soledad allí era total. El único lugar que conocía, dónde cielo y tierra, o mejor, cielo y mar, se superponían y eran lo mismo. No se sabía dónde empezaba uno y dónde terminaba el otro, o al revés. La tenue luz de una luna menguante, y la aún  más tenue de los cientos deSigue leyendo «Soledad»

El paje que cambió un reino

Homenaje al Gran Capitán             Gonzalo, el menor de los hermanos, va montado sobre un joven caballo alazán, de color canela tostado; su crin alterna mechones negros y canela que le dan carácter y ligera prestancia y gallardía. Parecen estar perfectamente acoplados, caballo y jinete…, y se nota por el estilo de su monta, ySigue leyendo «El paje que cambió un reino»

La lluvia ya no salpica

Llovía mucho; quizás demasiado para lo que solía llover los últimos años. Pero nada comparado con lo que recordaba de como llovía cuando era niño. Entonces el pueblo se ponía impracticable en los días de fuertes lluvias. Recordaba cómo, en la multitud de charcos que se formaban en las calles, -todas de tierra, sin asfaltar-,Sigue leyendo «La lluvia ya no salpica»

El reflejo

A los ojos de los transeúntes podía parecer que era una mujer más que se ha detenido a mirar un escaparate. Y así era en realidad. Pero lo que no podía saber nadie es lo que estaba mirando en él. Y no eran los modelos de zapatos, botas o sandalias que se exponían. Era ciertoSigue leyendo «El reflejo»

Palomo

Palomo tiene el pelo blanco con aureolas negras alrededor de los ojos. También tiene manchas blancas en forma de nubes algodonosas en las orejas, que son al contrario que el cuerpo, negras y grandes, y están ligeramente caídas apuntando su puntita hacia el suelo. Su pelo no es ni largo ni corto, sino como loSigue leyendo «Palomo»

El majuelo

El cielo es hoy amarillo. No azul, ni gris, ni rojizo…, sino amarillo; y de un amarillo que parece que la tierra ha sido absorbida por el sol y se encuentra en su interior. Por ello, es imposible poder soportar el calor seco y abrasador sin estar a la sombra. Miro a mi abuelo. NosSigue leyendo «El majuelo»

Ilusión

Estaba sentado ya en su asiento, cuando el tren inició la marcha para su viaje de vuelta. Miraba por la ventanilla los paisajes, acercarse y alejarse…, pero no veía nada. Su mente aún seguía anclada en el andén, contemplando la tierna luz que irradiaban sus ojos, la calidez de su mirada, su permanente sonrisa, suSigue leyendo «Ilusión»

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.