Ilusión

Despedida en la estación

Estaba sentado ya en su asiento, cuando el tren inició la marcha para su viaje de vuelta. Miraba por la ventanilla los paisajes, acercarse y alejarse…, pero no veía nada. Su mente aún seguía anclada en el andén, contemplando la tierna luz que irradiaban sus ojos, la calidez de su mirada, su permanente sonrisa, su boca, su presencia…

Estar en esa especie de ensimismamiento o ilusión permanente, le proporcionaba la sensación de que era, al fin, feliz.  Se sentía feliz. Y quería que el viaje fuera eterno, porque sabía que cuando llegara a la estación de destino, la magia desaparecería.

Publicado por Sergio Alonso

Sin amor, la vida es hacer tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: