El majuelo

El cielo es hoy amarillo. No azul, ni gris, ni rojizo…, sino amarillo; y de un amarillo que parece que la tierra ha sido absorbida por el sol y se encuentra en su interior. Por ello, es imposible poder soportar el calor seco y abrasador sin estar a la sombra.

Miro a mi abuelo. Nos miramos sentados a la sombra de la caseta que tiene en el majuelo. Agarra su bota de vino y echa un trago. Un buen trago de ese vino que todos los años se esfuerza en elaborar, poco a poco y con mucho cariño, como me dice. Y contemplo los racimos dorándose al sol para grabar en mi memoria ese momento.

Publicado por Sergio Alonso

Sin amor, la vida es hacer tiempo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: