Mirar no es lo mismo que ver

      – Es muy bonito lo que está usted pintando – dijo la chica-. Llevo minutos observando su cuadro.

      El pintor no se volvió a mirarla. Siguió unos segundos dando retoques al color azul como si no la hubiera oído o el comentario no fuese dirigido a él.

      – La mayoría de las personas – dijo al poco rato– que se paran a verme trabajar, suelen decirme lo mismo.

      Aunque la respuesta no había sido muy cortés, la chica insistió.

      – ¿Puedo preguntarle algo? – y sin esperar respuesta, continuó– ¿Por qué mira o parece inspirarse en el paisaje que tenemos delante, si luego lo que pinta en su lienzo no se parece, o diría yo, que es otra cosa diferente?

      Tampoco ahora hubo una respuesta inmediata. Como la vez anterior, daba la impresión de que el pintor no la había oído, pues siguió a lo suyo, ahora con un color ocre para dar realce a lo que parecía ser una especie de plataforma. El lienzo difuminaba un grupo de personas, acercándose a un lugar, bajo un cielo muy amarillo, como si el sol lo llenara todo.

      – Mirar no significa ver –dijo al fin–. Lo que yo veo cuando miro, no se corresponde, seguramente, con lo que usted ve. Miramos lo mismo, pero percibimos cosas y sensaciones diferentes. Yo miro con el corazón, con el alma y con mis sentimientos, y usted solo mira con los ojos. Por eso no vemos lo mismo.

      Y la chica se sentó en una piedra a su lado para seguir mirando, porque quería aprender a mirar con el corazón.

Publicado por Sergio Alonso

Sin amor, la vida es hacer tiempo.

Un comentario en “Mirar no es lo mismo que ver

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: