En el camino

– No debemos parar.

– Pero… ¡estoy cansado!

– Seguiremos andando hasta que lleguemos.

– ¿Adónde vamos?

– Lo sabremos cuando estemos allí.

– Entonces, ¿lo importante es llegar?

– No. Lo importante es ir. Mientras sigamos caminando todo irá bien. Tienes que relajarte y pensar solo en lo que nos aporta el viaje.

– Cansancio y fatiga.

– Debes tener más imaginación. Como ves, ahora tenemos un sol limonero, que hace que el cielo esté de color azul plateado. Y mañana podría estar apagado tras unas cortinas de nubes juguetonas, y solo nos deje ver un cielo gris y melancólico.

– Es cierto, pero yo no me fijo en esos detalles. Tú eres más observador.

– Hay que saber ver cómo el camino se convierte en un teatro cuyo escenario tiene de fondo variaciones de hojas plateadas, o de amarillo-oro, o de diferentes tonos marrones, o verde oliva, alternándose continuamente, que harían las delicias de poetas y por supuesto, de pintores. Todo esto nunca lo tendríamos si no camináramos. Por eso, lo importante es ir.

– Pero… ¿Cómo ir hacia un lugar o un destino que no sabemos dónde está? Estoy un poco confundido.

– Lo importante no es el final, sino el recorrido.

– De acuerdo. No insisto. Pero… ¿Y qué haremos cuando lleguemos?

– Tú, lo que quieras. Yo espero ser músico. Nada hace sentir más libre, ni más placer interior, ni mayor sensación de satisfacción a las personas, que la música.

– Claro, tú lo tienes decidido, pero…, y yo, ¿Qué voy a hacer?

– Tienes todo el camino, mientras llegamos, para ir pensando. No importa que ahora no sepas lo que harás cuando lleguemos. Ya te vendrá la inspiración. Sólo tienes que ir disfrutando de todo lo que vamos viendo y los esfuerzos que nos cuesta ir, y llegará un momento que, en tu interior, sepas lo que harás cuando lleguemos.

– ¿Me darás consejos?

– ¡Por supuesto!, para eso caminamos juntos.

Y siguieron caminando.

Publicado por Sergio Alonso

Sin amor, la vida es hacer tiempo.

4 comentarios sobre “En el camino

  1. El camino es la vida con sus colores rojos de amor, verdes de esperanza, marrones de tormenta, azules de espiritualidad sea como sea ese caminar de la vida siempre ponle una sonrisa y la meta llegará, llegará la recompensa con nuestro esfuerzo y empeño y la felicidad será nuestra.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy cierto querido amigo, una de mis fases prefes es «no se trata de un ideal sino de un camino a seguir» y…no es exactamente del o que hablas, pero algo se aproxima.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: