El cielo es real

¡Terminado!

Casi no me lo creo, pero he acabado de diseñar, construir, montar y decorar…, sin ayuda, ¡Una gran casa de muñecas! Me siento contento y feliz.

Ha sido complicado, lo confieso. Y añadiría que también duro, fatigoso, y no exento de una pequeña dosis de sacrificio. ¡Pero ha merecido la pena!

Cuando se concluye con éxito cualquier misión, trabajo o actividad, olvidamos en seguida las penurias pasadas en su realización. Como si no hubieran existido y todo fuera fácil y sencillo. Y la satisfacción que produce se nota en forma de diferentes manifestaciones. Se siente internamente y se percibe desde el exterior en nuestro semblante y mirada. El pecho se expande y una sensación de calma recorre, de derecha a izquierda y de arriba abajo, el pecho, traspasa el estómago y baja por las pantorrillas hasta los dedos de los pies. Así me siento ahora.

Y todo, para que una pequeña sonrisa se dibuje tiernamente en una cara, y unos ojitos azules y traviesos, de no más de 3 años, te miren como si fueras su héroe invencible.

Y piensas…, el cielo existe, está a mi alcance, y se puede tocar.

Publicado por Sergio Alonso

Sin amor, la vida es hacer tiempo.

3 comentarios sobre “El cielo es real

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: